planetas

Esta página web pertenece a PRUFON, una organización que investiga
el fenómeno ovni situada en Puerto Rico para compartir con nuestros
amigos hispanohablantes artículos relacionados con el fenómeno ovni
y de otros sucesos paranormales que ocurren en el mundo entero.

Un arquitecto italiano, Enrico Carotenuto Bossa, narra que entró en un ovni y encontró 3 alienígenas muertos

Resumen:

La siguiente historia en esta página se trata de un relato personal de un hombre italiano que entró en una nave extraterrestre y encontró los alienígenas muertos. Su relato puede leerse como una novela de ciencia ficción, pero la profesión y los antecedentes de este testigo descartan cualquier posibilidad de un engaño. El testigo, el Dr. Enrico Carotenuto Bossa, era un ex piloto de combate de la fuerza aérea italiana durante la Segunda Guerra Mundial, un arquitecto de profesión, y tenía un doctorado en ingeniería aeronáutica. Trabajó como arquitecto para una compañía bien conocida de Caracas, Venezuela en 1950. Durante ese tiempo, su trabajo lo había enviado a la Argentina en un viaje de negocios a trabajar en un proyecto de construcción grande cuando se topó con algo que cambiaría su vida para siempre.

Su historia primero apareció en el diario venezolano "El Universal" el Sábado, 07 de mayo 1955 (cinco años después) informando que un arquitecto italiano llamado Dr. Enrico Carotenuto Bossa, conducía por un campo, fuera de la ciudad de Bahía Blanca en Argentina, y encontró un objeto extraño posado sobre el suelo junto a la carretera. Pensando que podría ser un avión derribado, detuvo su vehículo y continuó a pie. Al acercarse, notó que se trataba de un objeto en forma de disco metálico con una puerta abierta en su lado. Curioso, él entró en la nave y para su sorpresa descubrió que tres seres extraños estaban muertos. 

Tenga en cuenta: Algunos afirman en el Internet, que su nombre era Dr. "Enrique Carotenuto Botta", con un nombre que suena hispano y nunca mencionaron que él era italiano, sólo que era de Sudamérica. Pero él era italiano, por lo tanto, su nombre italiano verdadero era Dr. Enrico Carotenuto Bossa.

La historia completa relatada por el Dr. Bossa:


"En el período abril-mayo 1950, me encontraba en la ciudad de Bahía Blanca, capital de la provincia de La Pampa, para construir un cierto número de casas. Tenía por costumbre, de tanto en tanto, para distraerme hacer largas excursiones con mi vehículo en la provincia en cuestión. Estos paseos eran, en general, viajes de 300 a 400 km. de ida y otros tantos de regreso y que se hacían en tres días. La ruta era una ruta de verano no utilizable en el invierno (que allí comienza en mayo), en una región casi llana, desértica, con una vegetación magra. Hay algunas piedras graníticas, y en el fondo muchas montañas de unos 1.000 m de altura. El terreno de la ruta se encontraba a alrededor de 300 m sobre el nivel del mar.

"El 15 de mayo de 1950, yo efectuaba uno de esos viajes, y había recorrido 280 km. desde Bahía Blanca; me encontraba cerca de los 68º al oeste de Greenwich y a 37º de latitud sur. Cielo claro, bastante limpio. Yo conducía solo mi coche, algo distraído y pensando en mis asuntos, cuando, de improviso, un objeto plateado sobre el suelo llamó mi atención. No le daba mucha importancia a la cosa, que se veía a la izquierda de la ruta a una distancia de 300 m.


"A medida que me aproximaba, notaba detalles extraños, como de tragaluces y una cúpula translúcida. A 50 m del objeto, me detuve y observé con atención el exterior del vehículo, y pensé en los restos de un avión caído. Pero la forma extraña del objeto me hizo abandonar esta idea. Las nubes que pasaban interceptando el sol producían sobre el objeto un efecto extraño. Pensé en dejar el coche y acercarme a pie. A 10 m de distancia, me di cuenta al fin que se trataba de un 'plato'. Por un efecto de mi subconsciente, me sentí feliz como un niño y, con el espíritu audaz que se adquiere en esas condiciones, no dudé en aproximarme y entrar al interior del objeto, cuya puerta estaba abierta.

"Antes de entrar, comencé a examinar el objeto en detalle. Tenía un diámetro aproximado de 10 m, estaba formado por dos partes: una abajo en forma de platillo invertido (campana), y otra, arriba, cilíndrica (torre) y cubierta por una cúpula. Sobre la cúpula, una extraña linterna redonda. Su altura total sería de unos 4 metros. Un cierto número de ventiluces, que no he contado, de forma rectangular, con los ángulos largamente redondeados. El objeto estaba posado sobre el suelo, con una inclinación de aproximadamente 20º, apoyado en un relieve del terreno. Había un extravagante color cromo de un pulido magnífico en el cual se reflejaba mi imagen y la del cielo. Parecía una cosa muerta: nada de vida, ni de ruido, ni de vibraciones. Busqué la puerta que estaba abierta y precisamente al pie de la torre. Pensaba tener alguna dificultad para subir al borde de la campana, pero me di cuenta que en este lugar esta última estaba fuertemente despulida y rugosa como papel de vidrio (papel de lija). Me di cuenta que el objeto no era nuevo, porque el borde inferior de la campana estaba un poco deteriorado y picado en algunos lugares.


"Puse los pies en el metal rugoso y como desde ese punto hasta la torre había una distancia de dos metros sin punto de apoyo, debí ponerme en cuclillas para trepar hasta la puerta cuyas dimensiones aproximadas eran de 1,20 m por 0,90 m. Puse la cabeza en el interior sin ver gran cosa a causa de una cierta oscuridad que allí reinaba, y sentí un fuerte olor de ozono y de ajo. Salté inmediatamente al interior cuyo piso estaba a una profundidad de alrededor de 60 cm. El espectáculo que vi era tan extraño que sobrepasaba la imaginación.

"El piso era una plataforma que me dio la sensación de hundirse lentamente bajo mi peso. La cabina era perfectamente circular, de una altura de 2,10 m, de color oscuro. Alrededor de la pared se encontraba una serie de tragaluces, muy gruesos, guarnecidos de un material transparente, pareciendo ser de plexiglás.

"Mis ojos se estaban acostumbrando a la iluminación, la escena que vi era horrible. En el centro de la cabina, que medía alrededor de 3,50 m de diámetro, se encontraba un asiento extraño ocupado por un hombre de 1,20 m a 1,40 m de altura, vestido con una combinación (overol) gris plomo; su cabeza redonda, con ralos cabellos claros, estaba inclinada sobre su pecho. Las manos, bien formadas, de un color tabaco claro, se apoyaban nerviosamente sobre dos empuñaduras (palancas) que salían de una caja negra que se hallaba a algunos centímetros de su cuerpo. Su rostro, del mismo color que sus manos, la nariz bien formada y derecha, los labios sin bigote, las mejillas sin pelos. Los ojos eran grandes, muy dilatados y vidriosos. Las formas del cuerpo por lo que se podía adivinar eran perfectamente humanas y no se notaba ningún indicio de especie animal. Parecía un adolescente de 15 años, pero con los rasgos de un hombre. No era un enano. Toqué un brazo que estaba rígido y la figura estaba fría. La combinación (overol) le cerraba el cuello estrechamente y lo mismo en las muñecas. Los pies estaban ligeramente apoyados sobre dos tubos fijados al piso sirviendo de apoyo. La combinación (overol) parecía estar hecha de cuero duro y estaba inflada en los hombros, dando al piloto el aspecto de un jugador de rugby. El hombre no estaba sujetado. La butaca era de una forma adecuada a su cuerpo y de un color rojo bermellón. Estaba soportado por un eje central. La caja negra que el piloto tenía delante de él parecía un tablero de a bordo, midiendo alrededor de 1 m de altura por 0,80 m de ancho, en el cual se veían dos 'ojos de gato', de esos que se ve en ciertos aparatos de radio. Por debajo de este tablero y un poco más arriba de los pies se veía una ancha banda horizontal con una aguja vertical y ciertos signos extraños que, sin duda, significaban números. A la derecha del piloto, un poco adelante del tablero se encontraba un disco semiopaco como una pantalla de televisión apagada.


"El espectáculo más impresionante era otros dos hombres idénticos, que yaciendo sobre dos amplias butacas confortables, de cada lado del piloto y contra la pared, parecían igualmente muertos. Ellos no estaban atados y no se veía ninguna correa.

"Sus ojos estaban abiertos y aterrados, las bocas entreabiertas y un poco infladas. Pero, ¿por qué la tercera butaca estaba vacía? Yo la toqué y constaté que era de un tejido muy suave. La desaparición del cuarto miembro de la tripulación, evidentemente salido dejando la puerta abierta comenzó a preocuparme. Mi atención fue atraída por dos regletas, de sección rectangular y de 4 cm de altura, colocadas sobre el piso y yendo del centro a la periferia, donde terminaban a cada lado de la puerta. Noté igualmente, encima de la caja de instrumentos de a bordo, una esfera transparente de 25 cm de diámetro rodeada de un anillo plano inclinado a 40º sobre la horizontal y parecido exactamente al planeta Saturno tal como se lo ve con telescopio. ¿Era un calculador automático de latitud o de colatitud?

"Levantando los ojos, noté que la cabina no se continuaba por el techo sino que tenía en la junta con el techo un muy marcado relieve circular, con agujeros rectangulares de 60 cm de ancho y 20 cm de alto. Esta moldura perforada se repetía de la misma manera alrededor del piso. Un plafonnier (globo de luz, aplicado al techo) luminoso y parpadeando lentamente emitía una luz blanca-anaranjada. Pensé en ese momento que la energía de la máquina estaba todavía en acción y mil ideas me pasaron por la cabeza… un pánico loco se apoderó de mí y fue necesario un sobresalto de sangre fría para reencontrar mi calma. Di un último vistazo a la cabina y salí deslizándome sobre el borde rugoso de la campana. Apenas en el suelo, sufrí un vértigo y respirando de nuevo nuestro aire, me di cuenta entonces cómo el aire de la cabina era pesado y penoso para respirar.

"Furioso por no haber llevado conmigo mi máquina fotográfica, pensé en ir rápidamente a General Acha, localidad situada a cerca de 200 km. del lugar, para buscar algunos amigos ingenieros que allí se encontraban. Me apuré hacia mi coche y constaté que, contrariamente a lo habitual, el motor arrancó con mucha dificultad, funcionando apenas y dando la impresión que las baterías estaban descargadas a pesar de que estaba seguro que ése no era el caso. Una vez en marcha, todo comenzó poco a poco a volver a la normalidad a medida que me alejaba del aparato.

"Llegado a General Acha, me puse en contacto con mis amigos, a los cuales les conté la aventura. Después de haber sido convencidos con mucha dificultad, aceptaron acompañarme y nos decidimos a partir el día siguiente a la mañana temprano, porque era ya demasiado tarde para llegar de día. Partimos entonces al alba llevando una máquina Kodak Retina 2 con telémetro, pero, a causa de una violenta tormenta llegamos al lugar a las 12,45 horas. El cielo estaba cubierto a medias con cúmulos-nimbos sobre las montañas. Buscamos el aparato y no pudimos encontrarlo.

"Las expresiones irónicas comenzaban a mostrarse en el rostro de mis amigos, cuando llamó nuestra atención un montón de cenizas de aproximadamente 2 m de altura y 5 m de diámetro que se hallaba exactamente en el lugar donde había visto el platillo. Las cenizas tenían un color rojo plateado y humeaban ligeramente. Puse la mano y noté que la temperatura era de unos 40º C.


"En este momento uno de nosotros levantó los ojos al cielo y observó un plato idéntico al que yo había visto, que nos sobrevolaba a una altura estimada en 600 m. Saqué inmediatamente una foto, en el momento preciso en que tomó altura. Sobre la nave se veía otro objeto en vuelo idéntico al primero. Y todavía más arriba, se veía un cigarro inmóvil a una cierta distancia de nosotros. Los dos platos se dirigieron hacia el cigarro en subida oblicua, inclinados hacia adelante en el sentido de su desplazamiento. En el transcurso de su aceleración los platos pasaron del color plata al color rosa. En algunos segundos los dos platos se reunieron con el cigarro, en el cual ellos desaparecieron e inmediatamente el cigarro arrancó a una velocidad fulminante que nosotros estimamos en 12.000 km. /h."

Conclusión:

¿Qué le sucedió a los alienígenas muertos? Ya que él indicó que se dio cuenta que el borde inferior de la campana estaba un poco deteriorado y picado en algunos lugares y que también estaba inclinado 20 grados sobre el suelo, apoyado en un relieve del terreno, es posible que la nave se estrelló en esa región árida de Argentina. 


He notado que como él era un arquitecto fue capaz de describir el exterior y el interior de la nave detalladamente y parecía estar bien versado en coger medidas, ya que apenas utilizó palabras como "cerca de" o "aproximadamente". Tenía todos los atributos para describir un objeto desconocido en detalle. El Dr. Enrico Carotenuto Bossa, era un ex piloto de combate, un arquitecto de profesión, y tenía un doctorado en ingeniería aeronáutica.


Un ufólogo Venezolano y el investigador principal del caso llamado, Horacio González Ganteaume (fallecido en 1971), entrevistó al Dr. Bossa durante varias semanas. El Dr. Bossa le informó que padecía de una fiebre o temperatura alta y su piel estaba cubierta de ampollas. A pesar de haber dicho que ha consultado con varios especialistas, ninguno fue capaz de formular un diagnóstico, ni aliviar su condición y esos síntomas desaparecieron después de un tiempo. También, ya que llevaba anteojos al entrar en el platillo, una marca roja apareció alrededor de sus ojos con el contorno de las lentes. Un médico le había examinado con un contador Geiger para determinar si había estado expuesto a la radiación, pero no encontró ningún rastro. Además, había manchas verdosas visibles en su piel, que desaparecieron con el uso de un medicamento.


El artículo apareció en "Le Courrier Interplanétaire", en abril de 1956, finalizando con una nota al pie indicando que el autor de este informe, el arquitecto italiano de 44 años que firma como Enrico Bossa, pidió en esa ocasión no dar su nombre principal (Carotenuto) porque su vida ha sido muy dura en Argentina y Venezuela, y ha perdido uno de sus empleos "por haber creído en los platos voladores".

En la década de los setenta, Leonard H. Stringfield, un veterano investigador de ovnis de Cincinnati (EE.UU.), que falleció en 1994, se dedicó a reunir evidencias para demostrar que el gobierno de los Estados Unidos tenía en su posesión ovnis y sus ocupantes. Él publicó en su libro llamado "Situation Red: The UFO Siege" en 1978, que el nombre del testigo era "Enrique Caretenuto Botta" (su nombre italiano verdadero era Enrico Caretenuto Bossa). Eso es porque él estaba acostumbrado de proteger la identidad de los testigos, pues hizo una variación de su nombre verdadero, sin mencionar que era un seudónimo, creando una cierta confusión. Además, su versión que contiene errores, imprecisiones y discrepancias fue basada a los informes enviados a él por Horacio González Ganteaume y por el testigo mismo en una carta de 1955.




Un camionero argentino, Dionisio Llanca, fue abducido por los extraterrestres nórdicos

Resumen:

Un camionero argentino, Dionisio Llanca, tuvo una experiencia enigmática al cambiar un neumático desinflado en una carretera solitaria. Posteriormente Dionisio, un soltero tranquilo y reservado, llegó a un hospital en Bahía Blanca en un estado de amnesia total. Unos días más tarde en el hospital, recuperó su memoria y relató su extraordinaria experiencia: una noche de encuentro con un platillo volador y tres extraterrestres de tipo nórdico que tomaron una muestra de su sangre y hablaban entre sí en un idioma extraño.


La historia:

Sábado por la tarde, del 27 de octubre de 1973, Dionisio Llanca descansó en una casita modestamente pintada de su tío, Enrique Ruiz, situada en la calle Chubut, a sólo diez minutos del centro de Bahía Blanca. Durmió durante el periodo de la siesta, porque tendría que conducir toda la noche. Se despertó a las 18:00 horas (6:00 pm), y vio una serie de televisión, que era realista, directa y sin elementos fantásticos.  

Esa misma noche, alrededor de las 00:30 horas (12:30 am), del domingo, 28 de octubre 1973, Llanca, le dijo adiós a su tío y se metió en su camión, una Dodge 600, cargado con materiales de construcción para transportarlos a la ciudad de Río Gallegos. Para Dionisio, este es un viaje rutinario de dos días al sur del país. 


Cuando fue a una gasolinera Esso en la calle Don Bosco para cargar combustible, se dio cuenta que uno de los neumáticos estaba un poco bajo, pero le dio poca importancia y se decidió revisarlo cuando llegue al pueblo de Médanos (unos 30 kilómetros de distancia), para no perder más tiempo.


Mientras conducía por la ruta 3, a unos 19 kilómetros de la ciudad de Bahía Blanca, se dio cuenta de que el neumático estaba perdiendo el aire rápido, entonces él urgentemente tenía que detenerse para cambiarlo. Lamentó no cambiarlo en la gasolinera Esso donde se había detenido 15 minutos más temprano para comprar gasolina.

Aproximadamente a las 01:15 horas (1:15 am), se detuvo en un arcén oscuro y desolado en la noche fría. Él empezó a sacar las herramientas, llaves, gato y comenzó a cambiar el neumático absolutamente solo sin haber nadie alrededor para ayudarle. La carretera estaba plenamente desierta en una zona boscosa y sus alrededores estaban totalmente oscuros.

Mientras cambiaba el neumático, observó que la carretera se iluminaba con un resplandor amarillento intenso a unos 2 kilómetros (una milla) de distancia. Debido al color, pensó que podría ser los faros de un automóvil Peugeot y continuó trabajando sin prestar más atención. Mientras arrodillado cambiando el neumático, de pronto la luz se colocó detrás de él, sobre las copas de los árboles, convirtiéndose tan brillante que iluminaba toda la zona y cambió a un color azulado similar a una soldadura por arco eléctrico. Cuando iba a levantarse para mirar hacia unos árboles donde la luz provenía, se dio cuenta de que no tenía fuerza en sus piernas para hacerlo.


Mirando hacia atrás sobre su hombro derecho, se dio cuenta de algo inesperado; detrás de él había un enorme objeto en forma de disco, suspendido a unos siete metros (23 pies) del suelo y tres seres humanoides de pie mirándolo. Él estaba totalmente paralizado y no podía ni siquiera hablar.

Los tres se quedaron ahí parados mirándolo por un rato, según Llanca, por unos cinco minutos. Entonces, uno de los humanoides lo agarró por detrás del cuello de su suéter y lo levantó con firmeza, pero no con agresividad. Intentó de hablar, pero su voz no le salía. Mientras se hallaba detenido por ese humanoide, el otro colocó un dispositivo, parecido a una maquinilla de afeitar, en la base del dedo índice izquierdo de Llanca sacándole sangre. Llanca cree que perdió el conocimiento poco después de ver dos gotas de sangre en su dedo, porque él no se recuerda nada más después de eso.


Las descripciones de los extraterrestres:

Los extraterrestres fueron descritos del tipo nórdico. Eran dos hombres y lo que él consideraba que era una mujer debido a la formación de los senos y el cabello largo y rubio que llegaba hasta la mitad de los hombros. Los hombres también eran rubios, pero con el cabello más corto. Eran aproximadamente de la misma altura, de un metro y 70 ó 75 centímetros (de 4 a 5 pies) y vestían con uniforme gris de una sola pieza muy ajustado, botas anaranjadas y guantes anaranjados largos que llegaban hasta la mitad de sus brazos. No usaban cinturones, ni armas, ni cascos, ni cualquier otra cosa. Sus características faciales eran como las de los seres humanos, a excepción de sus frentes altas y ojos alargados. Hablaban entre ellos en una lengua extraña, que sonaba como un radio mal sintonizado con chirridos y zumbidos.

Llanca no podía recordar cuando se despertó, pero se cree que fue entre las dos o tres de la mañana de ese domingo. Cuando abrió los ojos, se encontró entre los vagones en el patio de la "Sociedad Rural de Bahía Blanca", a unos 9 kilómetros de donde sucedió el encuentro con los alienígenas. Él estaba en un estado de amnesia, ya que no podía recordar ni siquiera su nombre, el episodio, el camión, o su casa. Él comenzó a caminar por la carretera y se desmayó.

Cuando volvió a despertarse, él siguió caminando por la ruta 3, y al llegar a la intersección de la ruta 35, un conductor lo encontró caminando desorientado y sin rumbo como un robot. El conductor lo recogió y lo llevó a una comisaría de policía donde fue trasladado posteriormente al Hospital Español.


Todavía es un misterio de lo que ocurrió entre el momento del encuentro al tiempo cuando despertó en la "Sociedad Rural de Bahía Blanca", a unos 9 kilómetros de distancia y cuando el Doctor Ricardo Smirnoff lo atendió en el Hospital Español. El Dr. Altoperro declaró que era un caso curioso ya que Llanca, un joven de unos 25 ó 26 años de edad, se encontraba en un estado de amnesia total.

En el hospital, él todavía no podía recordar nada de su pasado. No sabía quién era, dónde nació o hasta quiénes sus padres eran. Él no recordaba absolutamente nada de su pasado. Lloraba constantemente y preguntaba en qué ciudad él estaba. Cuando su cabeza o sus manos fueron tocadas, él retrocedía instintivamente, como si eso le produjera dolor. Tenía un fuerte dolor de cabeza en el área del lóbulo parietal-temporal derecho. La policía fue notificada y posteriormente fue trasladado al Hospital Municipal.

El 30 de octubre, a las 22:00 horas (10:00 pm) cuando se despertó en su cama del Hospital Municipal de Bahía Blanca, recuperó su memoria y recordaba la experiencia detalladamente hasta el momento cuando se desmayó al ver su dedo sangriento. Sus ropas estaban intactas, dobladas en los cajones (gavetas) de su cuarto del hospital. Sintió el deseo de fumar y de saber qué hora era. Registró su ropa y descubrió que su reloj, su encendedor de cigarrillos y los cigarrillos en una caja metálica faltaban. Los bolsillos de los pantalones todavía contenían los 150.000 pesos argentinos que llevaba al salir de su casa. Él preguntó por su camión, que le preocupaba más que el ovni y sus ocupantes. Se le dijo que la policía lo había encontrado estacionado en un arcén en Villa Bordeu, a unos 18 kilómetros de la ciudad de Bahía Blanca, con el gato en su lugar y con uno de los neumáticos sacado. Sus papeles en la guantera del camión no habían sido molestados.


Regresión hipnótica:

El 5 de noviembre de 1973, Llanca fue hipnotizado, que le permitió relacionar los hechos que no podía recordar cuando estaba abordo de la nave espacial por más de una hora. Explicó, durante la hipnosis, que cuando se acercaron al camión, le hicieron una biopsia; un pequeño tejido de piel fue removido de su dedo índice izquierdo con un dispositivo parecido a una maquinilla de afeitar. Entonces una especie de rayo de luz amarillento salió de la nave, que lo llevó al interior ovalado de la nave.








Una vez adentro, él vio cómo la mujer manejaba una serie de instrumentos que él identificó como equipos médicos y quirúrgicos, tal vez preparándose para examinarlo. Uno de los hombres, que Llanca cree que era el piloto, parecía estar sentado al frente de los controles de la nave y mantenía en su mano derecha una especie de palanca de mando. El otro humanoide estaba observando el cielo estrellado a través de un gran panel parecido de cristal, una imagen que se repetía en una serie de monitores a color situados a la izquierda de Llanca.



De repente, se abrió una compuerta y varias mangueras y cables fueron arrojados fuera de la nave. Las mangueras se hundieron en un pequeño curso de agua y los cables hicieron contacto con una torre de alto voltaje localizada cerca.

La mujer, que actuaba como una enfermera, se mantenía ocupada con los instrumentos encima de una mesa grande. Ella se cambió el guante anaranjado de la mano derecha por uno negro que tenía punzones en la palma. Cuando ella se acercó a Llanca, le hizo una incisión en el parietal derecho. Entonces sin querer, golpeó su arco superciliar izquierdo produciéndole un hematoma (o moretón) que los médicos humanos posteriormente examinaron y trataron.

Cuando terminaron de examinar su cabeza, los alienígenas procedieron a anestesiar su herida. En este momento, él fue liberado de la nave espacial completamente inconsciente, después fue hallado vagando por las calles en un estado de amnesia y su próximo recuerdo del incidente fue cuando se despertó en el Hospital Municipal de Bahía Blanca.


Conclusión:

Por otra parte, el camión fue hallado en el lugar donde Llanca afirmó de haberlo estacionado. A pocos metros de allí, se pudo comprobar que una torre de alta tensión estaba dañada. Después de consultar con la compañía que suministra electricidad a la ciudad, el equipo dirigido por Fabio Zerpa (un ufólogo argentino bien conocido), había confirmado que el domingo, 28 de octubre 1973, entre las 2:00 y las 3:00 de la mañana se había producido un aumento inusual del consumo de energía eléctrica, coincidiendo con el informe de Dionisio Llanca.

Hay muchas opiniones generadas en este caso. Tanto médicos como investigadores del fenómeno ovni se dividen entre aquellos que aceptan que un acontecimiento excepcional se produjo en la ruta 3 esa noche, y de los que creen que se trata de lo que Roberto Banchs describió como "uno de los fraudes más sofisticados hasta la fecha."

Quizás nunca sepamos la verdad, pero la presunta abducción de Dionisio Llanca fue examinada a fondo e investigada por unos de los mejores médicos, psicólogos, psiquiatras y ufólogos en Argentina y aún hoy en día, este caso sigue considerado como uno de los casos más desconcertantes del fenómeno abducción que se ha producido no sólo en Argentina, sino también en la América Latina y en el mundo. Durante sus muchas regresiones hipnóticas, él fue capaz de dibujar varios bocetos de los alienígenas y de la nave espacial que él presenció en esa carretera solitaria mientras cambiaba un neumático.

Dionisio Llanca es un hombre sencillo, casi primitivo. En dos días de entrevistas, se mantuvo reservado y ni siquiera sonrió. Él es serio con un sentido del humor a distancia. Uno de los médicos lo caracterizó como "inocente". Cuando se le preguntan qué él piensa sobre los ovnis, él dice, "Nada, no me interesa." En realidad, algunas cosas le interesan a Dionisio: por supuesto, sus padres, su pueblo y su trabajo. No le gusta pensar en los acontecimientos de esa noche.


La información anterior fue recopilada de varias fuentes y algunas traducidas del inglés por PRUFON







Lajas

Aunque haya habido muchos avistamientos inexplicables en el pueblo de Lajas, la situación allí ha sido amplificada por la cantidad de mentiras y exageraciones por un grupo de supuestos “ufólogos” que ignoran otras áreas de Puerto Rico para promover el turismo en Lajas. Eso quedó evidente cuando mi esposa y mi hija se confrontaron con una terrible experiencia con los extraterrestres en Aguada y ese grupo de charlatanes rechazó nuestra súplica de ayuda. Por supuesto, si hubiera sucedido en Lajas, habrían saltado a la oportunidad para la fama y el turismo para ese pueblo. Esos engaños y mentiras fueron aprobados y sancionados por el entonces alcalde de ese pueblo que nombró a la ruta 303, “ruta extraterrestre”. La idea de construir un “ovnipuerto”, “los avistamientos de la llorona”, y el mayor engaño de todos, “de que un OVNI se estrelló allí” sólo podría encontrarse en una novela de ciencia ficción.

Por Nelson Rivera
Lea más

Noticias

Feedjit

aliens-exam


Parte posterior de monedas estadounidenses de 25 centavos representando a Puerto Rico

中文(简体) Português English (US) Français Deutsch Italiano 日本語 한국어 Русский Español

Suscriba a este blog via →

El alien bailarín

Acerca de mí

Ufólogo, investigador criminal, músico, dibujante y escritor.


Yo trabajé 20 años para el Departamento de Corrección de la Ciudad de Nueva York. Primero como un Oficial de Corrección por 4 años, Capitán por 12 años y como "Deputy Warden" (diputado de prisión) por 4 años. Como agente de la policía y como supervisor, yo he conducido numerosas investigaciones criminales, algunas para alegaciones inimaginables.


En junio de 2005, después de mi retiro, me mudé a Puerto Rico con mi familia en donde mi esposa e hija tuvieron unas experiencias extraordinarias con extraterrestres. Estos encuentros con los alienígenas y abducciones subsecuentes de mi mujer y la falta de ayuda de los supuestos, "ufólogos" aquí en la isla, me llevó a involucrarme en el campo de la ufología y en la necesidad de ayudar a otros que han tenido experiencias similares.


Sobre PRUFON


PRUFON, Puerto Rico UFO Network, Inc., es una organización sin fines de lucro que lleva a cabo serias investigaciones y no conduce ninguna investigación que sea absurda. Nuestro objetivo es encontrar la verdad y las repuestas de unas de las más difíciles preguntas relacionadas con los avistamientos de OVNI, encuentros con los extraterrestres y abducciones alienígenas, etc. No estamos afiliados con ningún otro grupo ufológico en Puerto Rico ni en el mundo. PRUFON fue fundado en la ciudad de Aguadilla, Puerto Rico en septiembre de 2009 para compartir con el público lo que hemos logrado y hemos investigado en los campos relacionados con la ufología.


Esta red de Internet ofrece una perspectiva diferente en la vida, y trabaja duro para mantenerle informado sobre los fenómenos inexplicables que ocurren en la isla de Puerto Rico y en el Caribe. Colectamos y recopilamos informaciones sobre los objetos volantes no identificados (OVNIS) y otros fenómenos inusuales que los medios de comunicación (la prensa) y la ciencia no están dispuestos de exponer al público, ni quiere estudiar, ni si quiera reconocer.


Cualquier encuentro o avistamiento inusual que usted haya tenido y desea una investigación y/o desea publicarlo en este sitio Web, puede ponerse en contacto con PRUFON en prufon@gmail.com. Usted se mantendrá anónimo(a) si lo indica por escrito.






back to top

Subir