planetas

Esta página web pertenece a PRUFON, una organización que investiga
el fenómeno ovni situada en Puerto Rico para compartir con nuestros
amigos hispanohablantes artículos relacionados con el fenómeno ovni
y de otros sucesos paranormales que ocurren en el mundo entero.

El encuentro de los extraterrestres parecidos a los duendes de Kelly-Hopkinsville (E.U.A)


Introducción:

El encuentro de los extraterrestres de Kelly-Hopkinsville (E.U.A.), es también conocido literalmente en ese país como el caso de los duendes de Hopkinsville y en menor medida como el caso de los hombrecillos verdes, es el nombre dado a una serie de presuntos encuentros con seres extraterrestres. Éstos fueron reportados en el otoño de 1955, siendo uno de los más famosos y bien conocidos, centrándose en una casa de campo rural que pertenecía en ese entonces a la familia Sutton. La casa se ubicaba entre la aldea de Kelly y la pequeña ciudad de Hopkinsville y ambas localidades están en el condado Christian, del estado de Kentucky, en los Estados Unidos. Es de estos encuentros principales que el caso entero toma su nombre.

Los miembros de dos familias en la casa de campo afirman haber visto criaturas inidentificables y otros testigos certifican de haber visto luces en el cielo y sonidos extraños.


El evento es considerado como uno de los casos más significativos, bien conocidos y bien documentados de la historia de los incidentes ovnis y uno de los favoritos para el estudio en la ufología, como muchos otros, incluyendo policías locales y agentes estatales que se vieron involucrados en el caso. Se tomó bastante en serio como para ser investigado oficialmente por la Fuerza Aérea de Estados Unidos. El encuentro ha formado gran parte de la narrativa de la tradición ovni, como destellos de luz que aparecen en zonas rurales y los avistamientos de los supuestos hombrecillos verdes.

También se afirma que otro encuentro se llevó a cabo con las mismas criaturas en otra parte de los Estados Unidos a lo largo del río Ohio, una semana antes de este incidente de Kentucky, que también tenía numerosos testigos.    

Visión de conjunto del caso Hopkinsville:

Había docenas de testigos presenciales de los hechos, que incluyeron dos familias presentes en la casa de campo y otros civiles en la zona.  Algunos que no tenían ninguna conexión con las familias en esa casa, e incluso una en otro estado. Tal vez lo más importante, los testigos también se incluyen varios policías locales y un agente estatal que vieron y oyeron extraños fenómenos tales como luces inexplicables en el cielo nocturno y ruidos esa misma noche.



Las once personas presentes en la casa de campo afirmaron que fueron aterrorizados por varias criaturas desconocidas, similares a los duendes, que desde entonces han sido referidos a menudo como "Los duendes de Hopkinsville" en los Estados Unidos. Los residentes de la casa de campo describieron a las criaturas como unos tres pies de alto, con orejas puntiagudas verticales, extremidades delgadas (dicen que las piernas estaban casi en un estado de atrofia), brazos largos y manos en forma de garras. Las criaturas eran de color plateado, o vestían con algo metálico. Sus movimientos en ocasiones parecían desafiar la gravedad cuando flotaban sobre el suelo y aparecían en lugares altos y que "caminaban" con un movimiento de vaivén, como si estuvieran vadeando por el agua. 


Aunque las criaturas nunca entraron en la casa, ellos se asomaban por las ventanas y aparecían en la entrada, asustando a los niños de la casa a un frenesí histérico. Las familias huyeron de la casa de campo en el medio de la noche y se dirigieron a la estación de policía local donde el sheriff Russell Greenwell señaló que estaban visiblemente conmovidos. Las familias regresaron a la casa de campo con el sheriff Greenwell y veinte agentes de la policía, sin embargo, continuaron las apariciones. La policía vio evidencia de la lucha y el daño a la casa, así como viendo luces extrañas y escuchando ruidos sí mismos. Los testigos además, afirmaron haber utilizado armas de fuego para disparar a las criaturas, con poco o ningún efecto y la casa y los terrenos circundantes fueron dañados extensamente durante el incidente.


Incluso años después, los relatos de los testigos todavía corroboran considerablemente al ser interrogados en privado, aunque la especulación entre los testigos con respecto a las motivaciones de las criaturas ha oscilado entre el estudio terrenal, o que las criaturas estaban actuando de mera curiosidad o hasta malevolencia absoluta. Las dos familias involucradas eran conocidas localmente como el tipo de personas que no forman un engaño. Las familias no obtuvieron ningún beneficio financiero o fama significativa del incidente y huyeron de la zona cuando el incidente se conoció localmente y obtuvieron una abundancia de intrusos que desearon ver el sitio.

El investigador de ovni Allan Hendry escribió, "este caso se distingue por su duración y por el número de testigos involucrados. Jerome Clark escribe que, "las investigaciones realizadas por la policía, los oficiales de la Fuerza Aérea de la base militar Fort Campbell y ufólogos civiles no encontraron evidencia de un engaño". Aunque "Blue Book" (libro azul) nunca había investigado el caso, lo clasificaron como un engaño.  

Los detalles del incidente:
Ubicación: Kelly-Hopkinsville, Kentucky (E.U.A.):

En la tarde del domingo, 21 de agosto de 1955, Billy Ray Taylor del estado de Pensilvania, estaba visitando a la familia Sutton de Kentucky. La casa de la familia Sutton era una casa de campo rural situada cerca de las localidades de Kelly y Hopkinsville, en el condado Christian, del estado de Kentucky (la casa todavía existe hoy en día, aunque la familia Sutton se había mudado poco después del incidente). Hubo un total de once personas en la casa esa noche, incluyendo a los hijos de las dos familias.


La casa de campo de los Sutton no tenía agua corriente que originó a Billy Ray Taylor salir afuera donde hay una bomba de agua para beber a las 7:00 pm (19.00 horas). Taylor dijo que observó extrañas luces en el cielo al oeste, que él cree que era una nave inusual. La describió como en forma de disco en apariencia y adornada con luces en su lado que tenía "todos los colores del arco iris". Él corrió emocionado en la casa contando a los demás sobre su avistamiento del "platillo volador", pero nadie le creyó; sino pensaron que él se había excitado demasiado al ver una vívida "estrella fugaz".


A eso de las 8:00 pm (20.00 horas), las dos familias comenzaron a oír ruidos extraños e inexplicables afuera. El perro de la familia Sutton, que estaba en el patio afuera, empezó a ladrar con fuerza y ​​luego se escondió debajo de la casa, donde permaneció hasta el día siguiente. Al salir fuera a los pocos minutos con sus armas, Billy Ray Taylor y Elmer "Lucky" Sutton luego afirmaron de haber visto una criatura extraña saliendo de los árboles cercanos.


Cuando la criatura se acercó dentro de unos 20 pies (6 metros), los dos hombres comenzaron a dispararle, uno con una escopeta y el otro hombre con un rifle de calibre .22. Hubo un ruido "que sonaba como balas traqueteando dentro de un barril de metal". La criatura, ellos dijeron, luego se volteó y huyó en la oscuridad y en las sombras. Asegurados de que habían herido a la criatura, Lucky y Solomon salieron a buscarla. Mientras los hombres salían del porche, una mano enorme en forma de garra agarró el pelo de Taylor por encima. Miraron hacia arriba y se dieron cuenta que una de las criaturas estaba trepada encima del toldo. Una vez más, ellos le dispararon, se oyó el ruido de traqueteo y la criatura fue tumbada del techo, aunque la criatura estaba aparentemente ilesa.


Lucky y Solomon regresaron a la casa en un estado perturbado. Dentro de unos minutos, el hermano de Lucky, JC Sutton, dijo que vio a la misma criatura (o tal vez una similar) asomarse por una ventana de la casa. JC y Solomon le dispararon, rompiendo la ventana, después este ser también se volteó y huyó. Las criaturas se oían alborotando y correteando con apuro sobre el techo y raspando como tratando de romper por arriba. Durante las próximas horas, los testigos afirmaron que las criaturas se acercaron a la casa varias veces, apareciendo ya sea en la entrada o en las ventanas de una manera casi juguetona, sólo para ser disparadas cada vez que lo hacían.


Los testigos no estaban seguros de cuántas criaturas había, a excepción de un avistamiento de dos al mismo tiempo, todos los otros avistamientos eran de una sola, a pesar que en sus primer relato afirmaron que habían doce a quince. En cierta ocasión, los testigos le dispararon a uno de los seres casi a quemarropa y siguieron insistiendo que el sonido asemejaba a balas golpeando un cubo de metal. Las piernas de las criaturas flotantes parecían estar atrofiadas y casi inútiles y parecían propulsarse con un curioso movimiento de vaivén en la cadera, impeliendo sus brazos a moverse. También se afirma que cuando las criaturas fueron tiroteadas en un árbol o en el techo de la casa, ellas flotaban, no caían al suelo.     

La participación de las autoridades en Kentucky:

A eso de las 11:00 pm (23.00 horas), un agente estatal de carreteras cerca de Kelly independientemente informó que había visto unos inusuales "objetos parecidos a meteoros," volando por encima de él, "con un sonido como los disparos de artillería proveniente directamente de ellos."

Hendry escribe que la matriarca de la familia Sutton "Sra. Lankford... aconsejó a poner fin a las hostilidades ", señalando que las criaturas nunca parecían intentar de hacerles daño ni habían entrado realmente en la casa. Entre las apariciones de las criaturas, la familia trató de atemperar la histeria creciente de los niños. A eso de las 11:00 pm (23.00 horas), las familias Taylor y Sutton decidieron huir de la casa de campo en sus automóviles y después de unos 30 minutos llegaron a la estación de policía de Hopkinsville. El jefe de policía, Russell Greenwell, juzgó a los testigos como asustados por algo "más allá de la razón, no ordinario". También opinó: "No eran la clase de gente que normalmente corrían a la policía... algo los asustó, algo más allá de su comprensión." Un oficial de policía con formación médica determinó que el pulso de Billy Ray era más que doble de lo normal.


Veinte agentes de la policía acompañaron a los Sutton entrar de nuevo a la casa, y varios entraron a evaluar los daños. La respuesta oficial fue rápida, completa y según la policía, los testigos fueron considerados sanos, no bajo la influencia de drogas o alcohol. Estaban en un estado de terror y nadie involucrado dudó que había visto algo más allá de su comprensión.   

La policía entrevistó las granjas vecinas, cuyos residentes estaban angustiados también e informaron a la policía de las luces extrañas, sonidos extraños y de oír el tiroteo en la granja de los Sutton. La policía y los fotógrafos que visitaron la casa vieron muchos agujeros de balas, cientos de casquillos de balas y una mancha extraña luminosa a lo largo de una cerca de donde uno de los seres había sido disparado. En el bosque más allá había una luz verde cuya fuente no pudo ser determinada. Aunque la investigación no dio resultados concluyentes, sin embargo los investigadores concluyeron que estas personas eran sinceras, sanas y que no tenían ningún interés en explotar el caso para la publicidad. La mancha luminosa en la cerca, aunque fotografiada, nunca se recogió y se había desaparecido misteriosamente antes del mediodía al día siguiente.


La policía se fue a eso de las 2:15 am (02.15 horas), y no mucho tiempo después, los testigos afirmaron que las criaturas volvieron. Billy Ray les disparó una vez más, arruinando otra ventana. La última de las criaturas supuestamente fue avistada poco antes del amanecer, a eso de las 4:45 am (04.45 horas), el 22 de agosto, para nunca verse otra vez.

Publicidad:

El caso de los duendes de Hopkinsville obtuvo una publicidad masiva a pocas horas de su supuesta ocurrencia. El 22 de agosto de 1955 el periódico "Kentucky New Era" afirmó que 12 a 15 hombrecillos se habían visto. Pero ninguno de los testigos afirmó alguna vez esto, en cambio los observadores no tenían ninguna idea cuántas de las criaturas había. Sólo podían estar seguros de que había al menos dos, porque vieron esa cantidad al mismo tiempo.


Más tarde, el 22 de agosto, Andrew "Bud" Ledwith de la emisora de radio WHOP entrevistó a los siete testigos adultos en dos grupos diferentes. Él Juzgó sus relato de los hechos como coherente, especialmente sus descripciones de los seres extraños que brillaban extensamente. Ledwith había trabajado como artista profesional y dibujó las criaturas basado a las descripciones de los testigos. Estos eran generalmente consistentes, aunque los testigos femeninos insistieron que la forma de las criaturas era un poco fornida que describían los testigos masculinos y Billy Ray Taylor era el único que insistió que las criaturas tenían antenas. Hendry describe los esfuerzos de Ledwith como "afortunados... porque la publicidad pronto creció tan desagradable para la familia Sutton que más tarde simplemente evitaron de contar su historia y se negaron a cooperar con los investigadores de ovnis, con la excepción de Isabel Davis."

Cuando los informes llegaron a los periódicos, la opinión pública empezó a ver la historia como un engaño y sólo mostró breve interés en el caso. Algunos residentes de la comunidad local, incluyendo los miembros del departamento de la policía, se mostraron escépticos de la historia de los Sutton y creen que el alcohol (posiblemente "moonshine" = alcohol destilado ilegalmente) pudo haber desempeñado un papel en el incidente, aunque hasta la fecha no se ha encontrado evidencia para apoyar esta creencia. El hecho de que algunos de los testigos trabajaron en un carnaval, de alguna manera contribuyó a la creencia de un engaño.


La finca se convirtió en una atracción turística durante un breve período, que molestó a los Sutton y trataron de alejar a la gente. Con el tiempo trataron de cobrar la entrada a la gente para desanimarla. Eso sólo convenció a los visitantes que la familia estaba tratando de ganar dinero con el evento y aumentó la opinión pública que el evento fue un engaño. Finalmente, los Sutton negaron la entrada de todos los visitantes y se negaron a seguir discutiendo su experiencia con cualquiera. Hasta la fecha, ambos miembros de la familia que presenciaron el evento raramente hablan con los periodistas o investigadores. Sin embargo, si relatan lo que sucedió, se han mantenido tercamente con su versión del evento. A fines de 2002, Geraldine Hawkins (la hija de Lucky Sutton), cree la cuenta de su padre, diciendo lo siguiente: (traducido)

"Fue una cosa seria para él. Eso fue lo que le sucedió. Dijo que le había sucedido. Dijo que no era algo gracioso. Era una experiencia, él dijo, que nunca olvidaría. Estaba fresca en su mente hasta el día de su muerte. Estaba fresca en su mente como si hubiese sucedido ayer. Nunca se sonrió cuando contaba la historia porque le pasó a él y porque no era algo gracioso. Se puso pálido y podía verse en sus ojos. Estaba muerto de miedo."   

El ufólogo Allen Hynek tuvo entrevistas con dos personas que tuvieron conocimientos directos sobre caso un año después de suceder el evento.

Además de los bocetos de Ledwith, el soldado de primera del ejército de los EE.UU., Gary F. Hodson, estacionado en la cercana base militar "Fort Campbell" viajó a la finca de los Sutton con la ayuda de la policía de Hopkinsville y dibujó las criaturas basado a las descripciones de los testigos oculares. Los "hombrecillos" fueron descritos como aproximadamente tres pies de altura, eran plateados o estaban vestidos con un traje de color plata que brillaba o iluminaba cuando los invasores se gritaban uno al otro. Todos los testigos coincidieron con la apariencia de las criaturas.

Se han producido numerosos libros, documentales y debates referentes a este incidente aunque ningunas conclusiones firme se hayan establecido alguna vez.

La supuesta "posible explicación":

En 1957, el mayor de la Fuerza Aérea de los EE.UU., John E. Albert, llegó a la conclusión de que el caso Kelly-Hopkinsville fue el resultado cuando los testigos vieron un "mono pintado de plata que se escapó de un circo", y que la imaginación de la Sra. Lankford había exagerado el evento. La ufóloga Isabel Davis, por su parte rechazó esta explicación, no sólo totalmente especulativa, sino absurda. Ella indicó: "Los monos son criaturas peludas, los monos tienen colas largas, los monos son notorios parlanchines y los monos golpeados de balas sangran y mueren... ninguna cantidad de 'ilusión óptica' puede explicar un error de esta magnitud".

Conclusión:

En el principio, la mayoría del público creyó que los Sutton perpetuaban un engaño. Pero, si este fuera el caso, ¿cuál sería la razón? No ganaron ningún dinero con la historia, sólo acumularon deudas por los daños causados a su casa. ¿Podrían ellos haber causado todos estos daños y problemas sólo para poner sus nombres en los periódicos locales? Todos los testigos del extraño suceso hicieron bocetos de la apariencia de las criaturas. Los dibujos eran prácticamente idénticos. Casi un año después, la ufóloga, Isabel Davis, investigó el caso. Ella creía que los Sutton estaban diciendo la verdad.

El famoso y difunto investigador de ovni estadounidense, el Dr. J. Allen Hynek, También creía en la historia relatada por ambas familias. Este caso aún se está investigando hoy, y ha habido muchos libros y programas especiales de televisión realizados en relación con los eventos de esa noche en Kentucky.

Escrito por Nelson C. Rivera (PRUFON)













Lajas

Aunque haya habido muchos avistamientos inexplicables en el pueblo de Lajas, la situación allí ha sido amplificada por la cantidad de mentiras y exageraciones por un grupo de supuestos “ufólogos” que ignoran otras áreas de Puerto Rico para promover el turismo en Lajas. Eso quedó evidente cuando mi esposa y mi hija se confrontaron con una terrible experiencia con los extraterrestres en Aguada y ese grupo de charlatanes rechazó nuestra súplica de ayuda. Por supuesto, si hubiera sucedido en Lajas, habrían saltado a la oportunidad para la fama y el turismo para ese pueblo. Esos engaños y mentiras fueron aprobados y sancionados por el entonces alcalde de ese pueblo que nombró a la ruta 303, “ruta extraterrestre”. La idea de construir un “ovnipuerto”, “los avistamientos de la llorona”, y el mayor engaño de todos, “de que un OVNI se estrelló allí” sólo podría encontrarse en una novela de ciencia ficción.

Por Nelson Rivera
Lea más

Noticias

Feedjit

aliens-exam


Parte posterior de monedas estadounidenses de 25 centavos representando a Puerto Rico

中文(简体) Português English (US) Français Deutsch Italiano 日本語 한국어 Русский Español

Suscriba a este blog via →

El alien bailarín

Acerca de mí

Ufólogo, investigador criminal, músico, dibujante y escritor.


Yo trabajé 20 años para el Departamento de Corrección de la Ciudad de Nueva York. Primero como un Oficial de Corrección por 4 años, Capitán por 12 años y como "Deputy Warden" (diputado de prisión) por 4 años. Como agente de la policía y como supervisor, yo he conducido numerosas investigaciones criminales, algunas para alegaciones inimaginables.


En junio de 2005, después de mi retiro, me mudé a Puerto Rico con mi familia en donde mi esposa e hija tuvieron unas experiencias extraordinarias con extraterrestres. Estos encuentros con los alienígenas y abducciones subsecuentes de mi mujer y la falta de ayuda de los supuestos, "ufólogos" aquí en la isla, me llevó a involucrarme en el campo de la ufología y en la necesidad de ayudar a otros que han tenido experiencias similares.


Sobre PRUFON


PRUFON, Puerto Rico UFO Network, Inc., es una organización sin fines de lucro que lleva a cabo serias investigaciones y no conduce ninguna investigación que sea absurda. Nuestro objetivo es encontrar la verdad y las repuestas de unas de las más difíciles preguntas relacionadas con los avistamientos de OVNI, encuentros con los extraterrestres y abducciones alienígenas, etc. No estamos afiliados con ningún otro grupo ufológico en Puerto Rico ni en el mundo. PRUFON fue fundado en la ciudad de Aguadilla, Puerto Rico en septiembre de 2009 para compartir con el público lo que hemos logrado y hemos investigado en los campos relacionados con la ufología.


Esta red de Internet ofrece una perspectiva diferente en la vida, y trabaja duro para mantenerle informado sobre los fenómenos inexplicables que ocurren en la isla de Puerto Rico y en el Caribe. Colectamos y recopilamos informaciones sobre los objetos volantes no identificados (OVNIS) y otros fenómenos inusuales que los medios de comunicación (la prensa) y la ciencia no están dispuestos de exponer al público, ni quiere estudiar, ni si quiera reconocer.


Cualquier encuentro o avistamiento inusual que usted haya tenido y desea una investigación y/o desea publicarlo en este sitio Web, puede ponerse en contacto con PRUFON en prufon@gmail.com. Usted se mantendrá anónimo(a) si lo indica por escrito.






back to top

Subir